915353009 | josilva@josilva.com

ACCIDENTES DE TRÁFICO OCASIONADOS POR GANADO Y OTROS ANIMALES

23, abril | ARTICULOS | Sin comentarios
ACCIDENTES DE TRÁFICO OCASIONADOS POR GANADO Y OTROS ANIMALES

La irrupción de animales en la calzada es un problema creciente para los conductores, y así lo ha reflejado un estudio realizado por el Real Automóvil Club de Catalunya (RACC) que cifra en 16.000 los accidentes de tráfico anuales provocados por este motivo. La mayoría de estos siniestros no se deben a colisiones directas, sino a salidas de la calzada causadas por movimientos de evasión realizados por los conductores al intentar esquivar el animal que por sorpresa aparece en la carretera. Las consecuencias de estos sucesos pueden ser realmente graves, por lo que es necesario conocer unas pautas de actuación correctas a realizar en caso de que nos encontremos ante la presencia de un animal cuando vayamos al volante y como protegernos mediante los seguros adecuados a tal fin:

 

  • Debemos extremar las precauciones ante las señales que advierten de la posible presencia de animales y circular a una velocidad moderada observando atentamente la carretera y sus márgenes.

  • En el caso de toparnos con un animal, no es recomendable hacer sonar el claxon, ya que se podría asustar y reaccionar cambiando de dirección inesperadamente. Sólo si el animal no se mueve podríamos recurrir a él, pero debemos hacerlo con precaución y de forma leve.

  • Al pasar a su lado debemos extremar las precauciones, reduciendo al máximo la velocidad, ya que los animales en carretera se encuentran por lo general desorientados.

  • Si nos encontramos ante un animal de grandes dimensiones en una carretera nacional o vía rápida y no se aparta, lo adecuado es llamar a los servicios de emergencia.

  • No debemos bajar la guardia tras ver un animal en la calzada o en sus márgenes, ya que detrás de él podrían llegar más miembros de la manada.

  • Si circulamos por la noche con las luces de carretera o largas y detectamos a un animal, debemos cambiar rápidamente a luz de cruce para evitar deslumbrarle y que quede paralizado en medio de la calzada.

  • Si el choque es inminente, deberemos sujetar el volante con firmeza y frenar a fondo.

  • Si se produce una colisión, debemos activar las luces de emergencia, ponernos el chaleco reflectante, salir del coche para colocar los triángulos de emergencia y por último avisar a los servicios de emergencia.

  • También es recomendable contar con un Seguro de automóvil que incluya una cobertura complementaria para accidentes con animales.


 

En el caso de que sufrir un accidente de trafico ocasionado por un animal, es fundamental solicitar la intervención de alguna autoridad policial que elabore un informe de atestado, ya que es un requisito indispensable a la hora de gestionar con nuestro Corredor de Seguros dicho siniestro. También es aconsejable sacar fotografiás de la escena del accidente, donde se muestren tanto la matrícula del vehículo como el animal. La compañía de seguros deberá intentar identificar al propietario del animal para reclamarle los daños, ya que será éste quien deba asumir el arreglo del vehículo, y las indemnizaciones a posibles heridos. Así lo establece el Código Civil en su artículo 1905: “El poseedor de un animal o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe.” Por el simple hecho de que un animal doméstico esté suelto en la carretera, su dueño puede ser sancionado con una multa de hasta 91 euros por infracción leve (artículo 67 de la Ley Seguridad Vial). Además el Reglamento General de Circulación (artículo 127.2) prohíbe “dejar animales sin custodia en cualquier clase de vía o en sus inmediaciones, siempre que exista la posibilidad de que éstos puedan invadir la vía” Para una fácil identificación de un animal suelto, el Real Decreto 205/1996 exige al ganadero que sus vacas, ovejas y cabras estén identificadas con crotales, un distintivo de chapa que se coloca en las orejas, en los que se graban los datos del animal y del propietario.

Sin embargo desde la publicación en el año 2014 de la Ley 6/14 de 7 de Abril, por la que se modifica el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que en su Disposición Adicional Novena, establece los criterios de atribución de responsabilidad en este tipo de accidentes, los accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquéllas.

Será responsable de los daños a personas o bienes el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno, cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos. En la práctica queda claro que la responsabilidad recae prácticamente sobre el conductor, que tendrá que asumir los daños que le cause el atropello del animal que invade la calzada, tanto personales como materiales. Pero también responderá su seguro de los que pueda causar en el resto de vehículos afectados y en sus ocupantes, así como en otros elementos que puedan verse afectados como los de señalización y protección de la calzada (vallas, guardarraíles….) así como elementos privativos de las fincas colindantes al lugar del accidente. Ojo a éste importante detalle, actualmente las compañías de seguros únicamente incluyen éstos daños propios de forma opcional, mediante el pago de la sobreprima correspondiente y además exigen un atestado o diligencia sustitutiva.


 

En este sentido, a cualquier ganadero le resulta imprescindible poseer un buen Seguro multirriesgo agropecuario, que cubra la Responsabilidad Civil de su explotación ganadera, y responda en caso de que uno de sus animales ocasione un accidente de tráfico. En José Silva Correduría de Seguros te ofrecemos el Seguro de explotaciones agrarias, que comprende además de esta cobertura otras garantías especializadas.


 

Fuentes: boe.es, dgt.mapama.gob.es, dgt.es y elaboración propia.


 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha