915353009 | josilva@josilva.com

AYUDAS DE PROTECCIÓN AL ALQUILER POR CORONAVIRUS

25, mayo | ARTICULOS - PROPIOS | Sin comentarios
AYUDAS DE PROTECCIÓN AL ALQUILER POR CORONAVIRUS

La vivienda es un elemento esencial, para la propiedad resulta una fuente de ingresos imprescindible porque ahí es donde invirtieron sus ahorros muchos españoles, para los inquilinos porque durante el confinamiento es su refugio donde pasarlo y en ocasiones teletrabajar. Para garantizar que los ciudadanos puedan seguir afrontando sus gastos esenciales, entre los cuales el alquiler de una vivienda es el principal desembolso para gran parte de las economías familiares, el Gobierno ha aprobado mediante Real Decreto-ley un paquete de medidas "para contribuir a minimizar el impacto económico y social del Covid-19" que incluye un programa de ayudas destinado a inquilinos que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica y social debido a la emergencia sanitaria que estamos viviendo, sin mermar los derechos del arrendador.

 

 

¿Cuáles son estas ayudas al alquiler?

 

 

El artículo 9 del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, autoriza al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a que, mediante convenio con el Instituto de Crédito Oficial, desarrolle una línea de avales, con total cobertura del Estado, a fin de que las entidades de crédito puedan ofrecer ayudas transitorias de financiación para hacer frente al alquiler de vivienda habitual. A continuación vamos a exponer las principales:

 

  • Microcréditos sin gastos ni intereses que deberán dedicarse íntegramente al pago del alquiler, y podrán cubrir un importe máximo de seis mensualidades. Además, para aquellos inquilinos que aún así no puedan hacer frente a su alquiler dispondrán de ayudas, de hasta 900 euros al mes y 200 euros de suministros y mantenimiento, directas del Estado para poder saldar así su deuda.

 

  • Nuevo programa de ayudas que se incorporan al Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 con el respaldo del ICO. La cuantía de esta ayuda será de hasta 900 euros al mes y de hasta el 100% de la renta o, en su caso, de hasta el 100% del préstamo que se haya pedido. Serán los órganos competentes de cada Comunidad Autónoma y de las Ciudades de Ceuta y de Melilla los que determinen la cuantía exacta de estas ayudas, dentro de los límites establecidos para este programa.

 

Además, este Real Decreto-ley también regula la prórroga de contratos de arrendamiento de vivienda habitual que se encuentran sometidos a la ley de arrendamientos urbanos (LAU), y que expiren durante las medidas especiales de confinamiento de la crisis sanitaria. Se mantendrán los términos y condiciones establecidos para el contrato, por lo que el propietario no podrá subir el alquiler, siempre y cuando el inquilino se lo solicite fehacientemente al arrendador (mejor por burofax para evitar posibles problemas con la notificación).
 

 

¿Qué requisitos se han de cumplir para poder solicitar estas ayudas?

 

 

En primer lugar conviene subrayar que estas ayudas están destinadas a personas en situación de desempleo, afectados por un ERTE o que hayan tenido que reducir su jornada laboral. También pueden acogerse los trabajadores autónomos cuyos ingresos se hayan reducido durante la crisis sanitaria.

 

Los requisitos económicos que se deben cumplir, que afectarán a toda la unidad familiar y comprenderán los datos correspondientes al mes anterior a la solicitud, son los siguientes:
 

 

  • El límite se verá incrementado en 0,1 veces por cada hijo o persona mayor de 65 años a cargo de la unidad familiar. Es decir, el salario bruto anual aumentaría a 1.774,87 euros con un miembro más, en 1.936,22 euros en caso de dos, por ejemplo.

 

  • En caso de familias monoparentales el incremento aplicable por hijo a cargo será de 0,15 veces el IPREM por cada hijo. Es decir, 1.855,54 euros al mes.

 

  • Si alguno de los miembros de la unidad familiar tiene declarada una discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite de forma permanente para realizar una actividad laboral, el límite será de cuatro veces el Iprem (2.151,36 euros brutos al mes), sin perjuicio de los incrementos acumulados por hijo a cargo.

 

  • El límite del IPREM aumentará a cinco veces (2.689,2 euros al mes) si la arrendataria es una persona con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento, o una persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65 por ciento.

 

  • La renta del alquiler, sumada a los gastos y suministros básicos (electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente, telecomunicaciones y pago de la comunidad) debe representar como mínimo el 35% de los ingresos netos de la unidad familiar.

 

No podrá beneficiarse de estas ayudas aquellas personas propietarias o usufructuarias de alguna vivienda en España.

 

 

¿Quién protege entonces a los propietarios?

 

 

Debido a que para los propietarios no se ha contemplado ningún tipo de ayuda directa, podría darse el caso de que el arrendatario no cumpliese con todos los requisitos del Gobierno o que las ayudas tardasen un tiempo en ser abonadas y el arrendador quedase así totalmente desprotegido. ¿Qué puede hacer el arrendador de la vivienda para prevenir esta situación?

 

La actual parálisis económica puede provocar situaciones en las que el inquilino por desgracia no pueda afrontar el pago del alquiler y el arrendador vea cortada una fuente de ingresos recurrentes con los que contaba en su presupuesto mensual. Debemos tener en cuenta que entre el 75% y el 90% de las viviendas en régimen de alquiler existentes en España está en manos de propietarios particulares, que en estos momentos de incertidumbre necesitan de un extra de protección. ¿Existe alguna solución para estos casos?

 

La respuesta es afirmativa, ya que en el mercado existen multitud de compañías aseguradoras que ofrecen la contratación de seguros de alquiler que garantizan al propietario el alquiler de un inmueble libre riesgos, avales ni preocupaciones. También conocido como seguro de impago, se trata de una póliza destinada al arrendador de una vivienda o local, que cubre los impagos de las rentas de alquiler, protege frente a los deterioros inmobiliarios y el robo del continente del inmueble que puedan ser causados por el arrendatario y le brinda asistencia jurídica ante posibles conflictos civiles o penales con el inquilino. Además de estas coberturas básicas, este tipo de seguro también puede incluir otras garantías como por ejemplo impago de suministros, impago de alquiler a causa del incendio en la vivienda, limpieza del inmueble tras la marcha del inquilino, etc.

 

Otra de las grandes ventajas que otorga tener contratado un seguro de alquiler es que esta póliza puede deducirse de los rendimientos íntegros. En el momento que se suscribe una póliza de estas características se podrá deducir el importe de la prima a partir de los rendimientos de capital inmobiliario hasta el 100% de la prima, aunque el porcentaje máximo varía dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se encuentre el inmueble.


 

¿Cómo contratar un buen seguro de alquiler?

 

 

En estos días, la prensa nacional alertó de la comercialización de seguros no regulados de impago del alquiler, es decir, falsos seguros. Por este motivo, los seguros deben ser adquiridos exclusivamente con compañías aseguradoras a través de mediadores de seguros autorizados, cualificados y supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

 

La Correduría de Seguros José Silva, además de ser experta en la comparativa de seguros, goza de todas las garantías necesarias ya que nuestra actividad está integrada en el marco colectivo de la Asociación Profesional COJEBRO, el Colegio Profesional de Mediadores de Seguros de Madrid y el organismo internacional BIPAR, entidades que velan por los intereses de los consumidores de seguros.

 

No lo dudes, ponte en contacto con nosotros, estudiaremos tu caso particular y te ofreceremos un seguro de alquiler a la altura de tus necesidades, con todas las garantías profesionales y claridad en los contratos. Además de ofrecerte el mejor precio, recibirás un amplio servicio postventa.

 

 

Una experiencia real en estos días de confinamiento.

 

 

Pablo tiene una pensión como autónomo jubilado muy pequeña, la complementa con los ingresos de la vivienda heredada de sus padres y la que adquirió como inversión durante su vida laboral. Sus inquilinos llevan tiempo, en una de ellas es una familia de empresarios, en la otra una pareja joven que precisa del ingreso de ambos para atender sus gastos.

 

La actividad de los empresarios está en la hostelería que tuvo que cerrar los dos establecimientos el pasado 14 de marzo. Los jóvenes, uno está en un ERTE y el otro teletrabaja en el sector farmacéutico. En ambos casos sufrieron reducción de ingresos y Pablo se alarmó hasta el punto de sufrir un amago de infarto. Al tener conocimiento de su situación le tranquilizamos parcialmente, en uno de las viviendas contrató el seguro de alquiler, en la otra no quiso porque “pagan muy bien desde hace años”.

 

De momento no ha cobrado el mes de abril y hemos activado la póliza para garantizar sus recursos en caso de ser necesario y además sabe que los gastos de limpieza y desinfección de la casa los tendrá garantizados a través del seguro.

 

 

¿Está afectando esta crisis a los pagos de tu alquiler?

 

 

Cuéntanos tu caso dejándonos a continuación un comentario. Si necesitas más información puedes contactarnos través de nuestra página web, de nuestra dirección de correo josilva@josilva.com o llamándonos al teléfono 915353009. Estamos para ayudarte.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha