915353009 | josilva@josilva.com

¿Cómo calculan las aseguradoras el precio del seguro?

15, noviembre | ARTICULOS | Sin comentarios
¿Cómo calculan las aseguradoras el precio del seguro? - Blog Josilva.com

La estadística es la base del seguro, es capaz de saber cuántos individuos de una sociedad concreta tendrán un siniestro en un tiempo determinado, pero no puede adivinar quiénes serán los afectados. El seguro parte del Principio de Distribución, es decir, con la contribución de muchos individuos expuestos al mismo riesgo protege a unos pocos que lo sufren, mediante el pago de las pérdidas. Pero, ¿cómo se decide cuanto se paga por cada riesgo, y por cada póliza? Hay que tener en cuenta varios factores:

La probabilidad es la otra base de este cálculo en el que todo se mide en función de dos variables vitales: la probabilidad de que ocurra un imprevisto y el coste medio que supondrá solucionarlo o indemnizar por sus consecuencias.

En la teoría de la probabilidad, bajo el término genérico de ley de los grandes números, se engloban varios teoremas que describen el comportamiento del promedio de una sucesión de variables aleatorias, conforme aumenta su número de ensayos. Afirma que al repetir un experimento un número de veces, la frecuencia relativa de cada suceso elemental tiende a aproximarse a un número fijo, llamado probabilidad de un suceso. Fue definida por el científico Poisson  y es la que hace posible el desarrollo de la actividad aseguradora.

Las aseguradoras, al establecer las primas, deben asegurarse de que cuando ocurra el imprevisto podrán hacer frente tanto a los daños como a la indemnización a la que se ha comprometido, garantizando el éxito del proceso y evitando caer en la antiselección (o selección inversa), término que se usa en economía para aquellas situaciones previas a la firma de un contrato, en las que una de las partes contratantes, que está menos informada, no es capaz de distinguir la buena o mala calidad de lo ofrecido por la otra parte. Por ejemplo, en un seguro de una Comunidad de Propietarios, de la prima neta, aproximadamente el 56 % se destina al pago de siniestros al propio asegurado y otros beneficiarios, el 6% es necesario para remunerar a los empleados que tienen empleos estables y donde la mujer tiene una muy amplia representación, el 6% es para remunerar a los mediadores profesionales como las Corredurías de Seguros o los Agentes Exclusivos, otro 6 % se destina a remunerar a los accionistas y finalmente los numerosos proveedores que garantizan la calidad de las prestaciones como mecánicos, médicos y otros profesionales perciben el 26 % de la prima pagada. A la prima neta hay que sumarle los impuestos y las tasas repercutibles, además de la prima del consorcio, en los supuestos que regula la Ley para cubrir los riesgos extraordinarios. La suma de estos conceptos da como resultado la prima total que es la que realmente pagamos.

De esta forma los seguros se convierten en un instrumento de ahorro, ya que sería difícil que tuviéramos la previsión de ahorrar mensualmente cierta cantidad de dinero para hacer frente a imprevistos futuros como la rotura de una tubería de agua o un incendio en la cocina. Así, con un coste fijo mensual/trimestral/anual, tendremos la tranquilidad de que si ocurre un siniestro de grandes dimensiones no tendremos que hacer frente con un gran desembolso en el momento. El seguro funciona como una cadena de favores, cuando proteges tu casa, también estás asegurando a tus vecinos colindantes.

Además, en el caso de ahorrar, mediante los planes de pensiones u otros instrumentos como los PIAS, el seguro se encarga de gestionar y dar rentabilidad a nuestras aportaciones periódicas para que en el futuro podamos vivir una jubilación más desahogada y tranquila.

Fuente: estamos-seguros.es y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha