915353009 | josilva@josilva.com

COMO TRIBUTAN FISCALMENTE LAS INDEMNIZACIONES DE RESPONSABILIDAD CIVIL

16, septiembre | ARTICULOS | Sin comentarios
COMO TRIBUTAN FISCALMENTE LAS INDEMNIZACIONES DE RESPONSABILIDAD CIVIL

Hace unos años eso de reclamar una indemnización por daños o perjuicios nos parecía propio de las películas americanas, donde es posible obtener indemnizaciones millonarias por contraer un cáncer a consecuencia de fumar o tener una caída en el portal del edificio o centro comercial. Actualmente en nuestro país las leyes han evolucionado de tal manera que ya no resulta inverosímil pensar en que podemos ser objeto o víctima de reclamaciones por actos de terceros. Un vecino con respecto a otro, un fontanero, un abogado, empresas de servicios, un hospital con sus pacientes, una persona con patinete en la vía pública y muchas otras situaciones cotidianas.

 

Legalmente, los daños patrimoniales son aquellos menoscabos o perjuicios que, a consecuencia de un acaecimiento o evento determinado, sufre una persona, ya en sus bienes, ya en su propiedad, o en su patrimonio, y del cual ha de responder otro. La Responsabilidad civil, que data del Derecho Romano y ha trascendido hasta nuestros días, es la encargada de proteger a las víctimas de dichos daños y establecer las obligaciones de repararlos, comúnmente a través de una compensación monetaria, denominada indemnización.

 

Cuando un Administrador de Fincas recibe una reclamación por omisión o error profesional, la persona perjudicada espera obtener una indemnización por vía amistosa o judicial; Cumplidas sus expectativas lo que probablemente ignora es que el artículo 7 de la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas establece que están exentas de tributación las indemnizaciones como consecuencia de responsabilidad civil por daños personales en la cuantía legal o judicialmente reconocida. Ahora bien, el único supuesto regulado es el del Baremo de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial en los casos de accidente de la circulación, por lo tanto cualquier otro supuesto estará sometido a la tributación al tipo marginal que le corresponda.

 

Siempre hay una puerta abierta donde otra se cierra y así la Dirección General de Tributos, en una consulta vinculante ha dado su interpretación al ampliar el concepto de “judicialmente reconocida” también a los supuestos de acto de conciliación, allanamiento y transacción judicial (deja fuera la extrajudicial), no reconoce sin embargo a la mediación y arbitraje con dicha benevolencia.

 

Recientemente tuvimos conocimiento, en nuestra calidad de mediador de seguros, de una reclamación de un vecino hacia la comunidad de propietarios por las lesiones sufridas por su hija en una zona común de la finca; El asunto finalizó con un acuerdo extrajudicialmente y el padre de la niña tendrá que tributar al tipo marginal que le corresponda al efectuar su declaración de IRPF por ser considerada una ganancia patrimonial que se integra en su base general. Como algunas Comunidades Autónomas tienen transferida la recaudación fiscal, en función a donde tenga fijada su residencia habitual así tributará más o menos.

 

El reclamante se verá en la obligación de acreditar fehacientemente los desperfectos o perjuicios causados en sus bienes para que estos sean justamente compensados, es decir, para conseguir una indemnización acorde al daño sufrido. Al conjunto de los costes de reparación que ha ocasionado el perjuicio, o los que pueda ocasionar en un futuro, se les denomina daño emergente el cual, además de ser justificado con la documentación correspondiente de gastos y facturas, tiene que guardar relación causal con el hecho dañoso. Debemos tener claro que la indemnización de perjuicios busca exclusivamente reparar un daño sufrido.

 

En las Comunidades de Propietarios nos encontramos con frecuencia con indemnizaciones por daños patrimoniales, aquellos que no derivan directamente de un daño material o corporal, causados por un daño emergente o que produce una merma o lucro cesante (artículo 1.106 del CC, es la ganancia que ha dejado de obtener el acreedor como consecuencia del hecho del que se es responsable. El concepto de lucro cesante se refiere a una lesión patrimonial consistente en la pérdida de un incremento patrimonial neto que se haya dejado de obtener como consecuencia de un incumplimiento, ilícito o perjuicio ocasionado o imputado a un tercero). Es habitual que en el daño emergente no exista ganancia por la que tributar porque la indemnización coincide con la reparación del menoscabo, es lo que suele suceder cuando intervienen los servicios de reparación de la compañía de seguros. Sin embargo si no hay reparación la situación deriva en una ganancia o pérdida como resultado de la diferencia entre el valor de adquisición y la indemnización recibida. En los supuestos de lucro cesante, cualquier cantidad que se perciba estará sometida a gravamen como un incremento de patrimonio.

 

¿Resulta igual que el pago lo efectúe una compañía de seguros que otra persona jurídica? Por ejemplo en aquellos supuestos en que el causante abona la franquicia y su aseguradora el importe restante. Pues no, para la persona jurídica será un gasto deducible o bien una disminución contable, sin embargo para la aseguradora no tendrá efecto alguno. Los intereses que haya podido generar una indemnización por responsabilidad civil estarán sujetos y no exentos de IRPF y se imputarán como una ganancia patrimonial. Cuando el monto es importante el aspecto fiscal puede llegar a tener una especial relevancia y quizá sea conveniente acudir a la vía judicial o que la aseguradora indemnice íntegramente a tercero perjudicado y recobre de su asegurado.

 

Como podemos observar, nos encontramos ante un asunto que puede resultar complejo para la mayoría de los afectados, a los que les resultará de gran ayuda contar con el consejo y asesoramiento de una buena Correduría de Seguros, que aclarará todas las dudas que pueda ocasionar cualquier aspecto relacionado con polizas y aseguradoras.

 

 

Fuente: Agencia tributaria.es, Responsabilidad civil, circulación y seguro www.inese.es y elaboración propia.

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha