915353009 | josilva@josilva.com

¿Cubre el seguro los desastres naturales?

30, agosto | ARTICULOS | Sin comentarios
¿Cubre el seguro los desastres naturales?

Con el fin del verano las temperaturas están empezando a cambiar y llegan las tormentas de granizo y la gota fría, tan típicas en otoño. Este año los vecinos de la localidad turolense de Alcalá de la Selva no tuvieron que esperar mucho, se vieron sorprendidos el pasado sábado por una intensa granizada que ha causado importantes daños en vehículos estacionados en el exterior de las viviendas y otro mobiliario. Techos abollados, rotura de parabrisas y lunas, desperfectos en el motor y más en el caso de los automóviles que suelen ser los más afectados, pero también se pueden producir daños en viviendas y propiedades por las tormentas e inundaciones derivadas de las granizadas. El pasado 25 de agosto en Abadín, provincia de Lugo, una tormenta mató a un toro, nueve vacas y tres terneros que estaban en el campo, los daños pudieron ser mayores porque toda la noche abundaron los rayos en la Terra Chá y la Mariña. ¿Qué cubriría el seguro en estos casos?

Si los daños se han producido en una zona donde se hayan dado las condiciones extraordinarias establecidas por el Consorcio de Compensación de Seguros, éste se hará cargo de las indemnizaciones para los vehículos, aunque estén asegurados únicamente a terceros, y viviendas, siempre que estén aseguradas contra daños propios, por ejemplo, incendio y el recibo de prima para el Consorcio esté pagado.

Si se ha producido fuera de esas zonas declaradas como consorciables, el seguro podría hacerse cargo de los daños sufridos si nuestra póliza incluye esa cobertura que suele denominarse Fenómenos de la Naturaleza o Fenómenos Climatológicos, ambas pueden ser básicas o de contratación opcional . Para el caso de automóviles, podrán reclamar los daños a las compañías de seguro solo los usuarios que tengan contratado un seguro de daños propios en la modalidad de todo riesgo con o sin franquicia, grandes daños o terceros ampliado, que aunque no hay un modelo estándar normalmente están cubiertos los daños por granizo,  impacto de piedras, el vuelco o caída en zanjas o cursos de agua, el corrimientos de tierras y hundimientos de terrenos, carreteras, puentes o edificaciones entre otros. También quienes tengan un seguro con lunas, en caso de que hubiera rotura de ellas. Pero si sólo se contrata la cobertura obligatoria (el seguro a terceros básico), el vehículo no estará cubierto ante ningún fenómeno natural, a no ser que se haya incluido una ampliación que recoja este tipo de daños.

En el caso de las viviendas, las pólizas de la modalidad todo riesgo accidental y muchas pólizas, no todas, de hogar multirriesgo contemplan indemnización, pero de forma muy concreta. En el caso de industrias, tanto en la modalidad multirriesgo como todo riesgo el comportamiento es similar al caso anterior. En las explotaciones agrarias y ganaderas, los seguros aportan distintas soluciones que pueden incluir o no a los animales estabulados o en el campo y a la producción en planta o en almacén. No obstante, las pólizas son interpretables, y la aseguradora puede no cubrir ciertos aspectos como los daños que se produzcan por un deficiente mantenimiento de las instalaciones (una grieta por la que se filtre el agua de la tormenta por ejemplo) o insuficiencia de las medidas de seguridad o protección. Por todo esto, si la tormenta te ha causado daños invierte unos minutos en leer con detalle la póliza de seguros contratada y si has tenido la prevención de contar con los servicios profesionales de una Correduría de Seguros, solicita su consejo antes de reclamar al seguro.

 

Fuente: elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha