915353009 | josilva@josilva.com

Cultura financiera, formas de ahorro: diferencias entre PPA Y PIAS

05, octubre | Sin comentarios
Cultura financiera, formas de ahorro: diferencias entre PPA Y PIAS

El Sistema Público de pensiones, aunque está amenazado para los más jóvenes, no presenta riesgos para los actuales pensionistas o quienes están cerca de su jubilación. Al ser un sistema de reparto, los cotizantes de hoy aportan para las pensiones actuales, no para las suyas propias, de ahí la necesidad de comenzar el ahorro desde muy temprano. Para ellos hay una amplia gama de productos a largo y medio plazo, y a veces las siglas y los conceptos nos pueden resultar confusos, por lo que en esta ocasión nos centraremos en el Plan de Pensiones Asegurado y los Planes Individuales de Ahorro y sus diferencias, ambos productos aseguradores y por tanto no sujetos a la especulación. A grandes rasgos cada uno consiste en lo siguiente:

PPA (Plan de Pensiones Asegurado): Se diferencia de otros tipos de planes de pensiones en que no juegan con la rentabilidad y el riesgo, garantizando una rentabilidad técnica para los inversores de perfil más conservador. El ahorro está garantizado. La aportación máxima permitida tiene un tope de 8.000 euros anuales.

PIAS (Planes Individuales de Ahorro): Con aportaciones anuales máximas de 8.000 euros (hasta 240.000 euros en toda la duración), no se pagarán impuestos (con variaciones en función de la edad) sobre sus rendimientos acumulados cuando se rescaten (en más de 5 años desde la primera aportación) en forma de renta vitalicia. Su rentabilidad tiene habitualmente dos componentes: un tipo de interés anual garantizado (actualmente entre el 0,35% y el 1%) y un interés adicional, que está en función de los beneficios que obtiene la compañía de seguros que los comercializa. Es una estupenda forma de ahorrar para quien no tiene necesidad de reducir su base imponible en el IRPF o bien agotó el límite desgravable.

Como vemos, ambos son seguros de ahorro a largo plazo que aseguran a la persona que los contrata una rentabilidad, junto con diferentes ventajas fiscales. Pero la principal diferencia entre un Plan de Previsión Asegurado (PPA) y un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) es que en el primer caso, el ahorro es para la jubilación y en el segundo, el capital acumulado se puede utilizar o rescatar bien en la jubilación o cuando el titular del seguro quiera.

Además, en el caso de los PPA, desgravan al hacer la Declaración de la Renta con una reducción directa de la base imponible del IRPF, es decir, en el momento de realizar las aportaciones o primas y en el caso de los PIAS la ventaja fiscal se obtiene al cobrarlo al vencimiento de la póliza, con el requisito de que se reciba como una renta vitalicia.

El público objetivo de éstos productos abarca desde el joven que puede ahorrar 30 euros mensuales de su paga familiar, hasta el autónomo, por ejemplo Administradores de Fincas que gozan de ingresos regulares y pueden realizar aportaciones únicas y periódicas, pasando por el trabajador por cuenta ajena que ve como el futuro de su pensión se verá reducida por las medidas de ajuste necesarias. El Gobierno ya aprobó un sistema de revalorización que difícilmente va a superar el 0,25 % anual.

Es importante conocer qué tipos de productos de jubilación existen y saber qué podemos hacer con ellos a la hora de  complementar la jubilación estatal y combinar varios instrumentos de ahorro a largo plazo puede ser la mejor opción. Ya explicamos en este otro artículo cuál es la mejor forma de hacerlo para cada perfil ahorrador, y como siempre lo más recomendable es dejarnos asesorar por una correduría especializada.

Fuente: jubilacionypension.com y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha