915353009 | josilva@josilva.com

Diferencias entre un corredor y un agente de seguros

18, noviembre | ARTICULOS | Sin comentarios
corredor de seguros

Cuando se está pensando en contratar un seguro es común no distinguir e incluso ni reflexionar sobre el papel de la persona que nos está explicando las prestaciones, si es un corredor de seguros o con un agente de seguros. Siendo los dos mediadores en la venta de un seguro, hay una gran diferencia entre uno y otro y conocer esa distinción nos puede ser muy útil llegado el momento de utilizar nuestro seguro.

Un agente de seguros es un mediador ligado a la propia entidad aseguradora. Está unido a ella mediante un contrato y tiene total relación de dependencia, es un empleado con sueldo o sin sueldo. Implica que la entidad responde por las acciones del agente, y que el mismo actúa como representante de la compañía. Si bien esta relación suele ser de exclusividad, el agente puede tener autorización expresa para operar con otra aseguradora.

Un corredor de seguros es una persona que actúa como intermediario de varias compañías aseguradoras, sin estar vinculado en exclusiva a ninguna de ellas, comercializando contratos de seguro a sus clientes. En inglés es denominado bróker y su labor es de asesoramiento a favor del cliente o en defensa de sus intereses.

Se le exigen unos requisitos de formación específicos. En España, concretamente, debe superar las pruebas convocadas anualmente por la Dirección General de Seguros y realizar una formación continua trienal.

¿Qué ventajas tiene elegir un corredor de seguros?

La principal ventaja es que, a diferencia de un agente exclusivo, que trabaja para una compañía de seguros, el corredor puede comercializar los productos de cualquier empresa de seguros. Es decir, no trabaja para la empresa sino para el tomador, representándole ante la compañía aseguradora.

Puede por tanto asesorarnos sobre qué empresa y qué seguro resulta más conveniente en cada caso y siempre va a procurar lograr nuestro beneficio particular. Puede también actuar en nuestro nombre para realizar operaciones tal como cancelaciones de pólizas, traslados, gestiones de siniestros, y todo ello con nuestra autorización expresa, como tomadores.

Resumiendo, al trabajar con una correduría de seguros nos beneficiaremos de su independencia, de su asesoramiento, de su experiencia, de una oferta más completa, y de una atención postventa personalizada. Su mediación en los contratos no encarece los mismos.

Fuente: finanzas.com y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha