915353009 | josilva@josilva.com

El seguro de dependencia en España

17, marzo | ARTICULOS | Sin comentarios
seguro de dependencia

Cada vez vivimos más, pero recordamos menos. El ansia de vivir muchos años choca frontalmente con la libertad y la autonomía de las personas. Es natural asociar la dependencia con el envejecimiento, sin embargo esto no ocurre exactamente así, sencillamente porque ser dependiente temporal o definitivo es ajeno a nuestra voluntad y evolución. Por tal motivo, junto con un sistema de cobertura pública insuficiente para garantizar las necesidades de todos los españoles, a raíz de la publicación de la Ley 39/2006 de 14 de diciembre de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, se desarrollaron iniciativas y propuestas orientadas a elaborar un sistema de protección social desde el mercado asegurador. Pero envejecimiento y dependencia son términos altamente relacionados, y la experiencia aseguradora privada en materia de dependencia en España no es muy amplia.

Los seguros de dependencia que existen actualmente en el mercado no tienen un patrón predefinido, contemplándose productos basados en la prestación de servicios, en prestaciones económicas, o definidos a través de sistemas de reembolso de gastos, productos que generalmente están encuadrados en otras modalidades del seguro de Vida y no son sólo coberturas específicamente de Dependencia.

Según los datos de ICEA durante el ejercicio 2014, el total de seguros de Dependencia apenas contaba con 36.559 asegurados y con provisiones técnicas de 18,1 millones de euros. Pese a que las provisiones aumentaron un 50,6% en 2015, las primas recaudadas cayeron un -26,7%, hasta los 3,6 millones. Cifras insuficientes para considerarlo un ramo importante, aunque el recorrido sea muy amplio.

La escasa implementación del Seguro de Dependencia se debe principalmente, según fuentes del seguro de Vida, a los siguientes motivos:

  • la existencia de una cobertura pública de dependencia, aunque poco operativa, en función a que Comunidad Autónoma pertenezca la persona dependiente.
  • se trata de un riesgo incierto y que en nuestro país siempre fue atendido por la familia.
  • las ventajas fiscales con las que cuentan son muy insuficientes, a pesar de que es idéntico a un Plan de Pensiones.

En cuanto al primer punto, la cobertura pública (de irregular funcionamiento en los últimos años) hace que los consumidores no vean necesario una cobertura privada para protegerse, pero no tendría por qué impedir que el sector privado se desarrolle reestructurando y complementando en lo posible las soluciones aportadas por el Estado, en la búsqueda del equilibrio necesario, y también como solución a soportar el coste de difícil asunción que supone la condición de persona dependiente para los afectados y su entorno. El coste medio de estancia en un Centro especializado es de 2.500 euros mensuales, muy alejado de la pensión media.

El Seguro puede actuar entonces para mejorar la protección social de la dependencia, ya que cubre la limitación física o psíquica que impide al asegurado la realización de las actividades básicas de la vida diaria y que le hace necesitar la ayuda de otra segunda persona para poder llevarlas a cabo, durante 24 horas diarias, los 365 días del año, ofreciendo prestaciones como el servicio de atención sociosanitaria, el reembolso de gastos incurridos por la entrada en la situación de dependencia o la entrega de subsidios o rentas. Para cubrir éste horario es necesario organizar un equipo de 3 personas como mínimo por paciente, lo que representa un gasto de 3.000 euros.

Así se ha demostrado en la experiencia europea donde, si bien la cobertura pública de la dependencia es la principal solución existente, la privatización de servicios de carácter social comienza a ser relevante.

Fuente: adndelseguro.com, actuarios.org y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha