915353009 | josilva@josilva.com

LA DEFINICION

17, mayo | PROPIOS | Sin comentarios

Definir: primer paso de cualquier práctica. Què vamos hacer, cómo lo queremos, quien lo va ejecutar y cuándo.¿ le suena a usted esto ? ” qué precio tiene, cuánto cuesta, cuál es el más barato....”  Si la decisión de un proceso de compra de un producto o servicio la podemos imaginar como una flecha, resulta que en lugar de comenzar por la parte del impulso y terminar en la de impacto, invertimos el procedimiento para impactar antes y después preguntar de donde vino.Le habrá ocurrido cuando se tomó la decisión  de contratar el seguro  de la Comunidad de Propietarios. El precio es el punto de comienzo de la discusión.
Voy a tratar de explicar el proceso para lanzar una flecha y acertar en el centro de la diana sin esfuerzo y de una forma ordenada. Como técnico del sector asegurador, lo primero que analizo son las definicionesde los elementos que forman parte de un contrato de seguro, El Tomador, Asegurado, Perjudicado, Beneficiario, el Asegurador.  Si no tenemos claro quien contrata , con quién y  quien se beneficiará de la indemnización o a quién puedo perjudicar, hemos comenzado por no distinguir con qué arco voy a jugar.A continuación estudio losconceptosde lo que vamos asegurar. Continente, Edificio, Dependencias anexas, Zonas de recreo, Obras de reforma, Coparticipación,Mancomunidad, Urbanización, Propiedad horizontal, vertical. Elijo la cuerda que debe tensar el arco y también la flecha que utilizaré. Daños materiales, personales. Perjuicios. Elementos privativos. Valor total, primer riesgo. Enseres, mobiliario, maquinaria.. Hay muchos tipos de flechas y si conozco las características que tiene cada una de ellas  podré enfrentarme con los infortunios que amenazan mi objetivo de dar en la diana. Usted debe conocer con absoluta certeza qué elementos son comunes y privados , tales como terrazas, radiadores, solariun, garaje y obras de reforma particulares.
Ejemplo una tubería ascendente, que recorre todo el edificio desde el cuarto de contadores, situada en la planta baja, hasta la última vivienda, se considera privativa y por lo tanto el seguro de la comunidad no podrá intervenir en la reparación de la misma, pese a que el daño se produzca en un punto intermedio del edificio.
Otro caso similar es aquel que produce daños al local de la planta baja y provienen de la terraza del piso primero que la disfruta en exclusiva y sobre la cual hay depositadas plantas, parasol, mesas, sillas y otros utensilios. No hay duda de que es un elemento común, pero parece una responsabilidad privada, por lo tanto tendremos que conocer cómo define la Aseguradora los conceptos de Continente y Responsabilidad Civil. No podemos esperar una respuesta similar en todas las Aseguradoras por la sencilla razón de que cada una establece unas normas técnicas y cobra un precio por ellas.
Usted se sorprenderá mas cuando alguna aseguradora rehúse la atención de un siniestro causado por un radiador situado dentro de una vivienda privada ubicada en un edificio que dispone del servicio común de calefacción y agua caliente. Otra compañía en situación similar atenderá la reparación y los daños. El secreto está en la definición

Todavía no sé a qué distancia se encuentra mi círculo, pero poco profesional seré si no tengo en cuenta los riesgos que me rodean, con qué intensidad intervienen y en qué momento pueden aparecer, por eso tengo que conocer muy bien las definiciones de las coberturas que se van a contratar y pueden presentar una alta frecuencia o un fuerte impacto económico a la comunidad.  Incendio, explosión. Daños eléctricos, estéticos. Fenómenos climatológicos. Daños de agua. Infidelidad. Si no tengo arco ni flecha ni cuerda , asemejo al que no distingue robo, expoliación, extravío, hurto, pérdida, gastos de reposición, lucro cesante y lo más preocupante,si la flecha por alguna razón accidental impacta en el lugar no apropiado y produce daños de Responsabilidad civil en general o Patronal porque mi ayudante en su empeño de dirigir mi maniobra se interpuso entre la punta de la flecha y la diana a modo de punto de mira.

Cuando ya puedo estar seguro de conocer con qué herramientas cuento y donde las voy a utilizar, me planteo resolver otras cuestiones primordiales como la infraestructura, que a usted le trae de cabeza. Quién repara el arco.Sabemos que la mano de obra es cara, encontrar buenos profesionales es una labor de detectives y conseguir que  escuchen sus quejas es un acto de fe entre herejes.Si no estamos liberados de la necesidad de reparar el arco, la cuerda o la flecha , tenemos que conocer quien la puede recomponer y mas importante aún, si está cualificado y  es capaz de atender mis sugerencias porque, al que están mirando todos los espectadores es a mí.

Recuerdo que ,no hace mucho tiempo , podía utilizar al que tenía en el barrio, ahora obligan a utilizar los servicios de asistencia; Todo lo hacen a distancia e incluso quieren reparar el arco sin llegar a verlo siquiera, eso sí, cobran por anticipado y al menor descuido cambian uno de olimpiada por otro made in china.

 Recuerde cuanto tiempo dedica a ese 902 y reflexione . Utilice buenos proveedores.

Estoy preparado, pero tengo un cosquilleo. Algo me falta y presiento que puede ser importante. Tomo el arco, tenso la cuerda, miro a la diana y allá va. Por el rabillo del ojo flamea algo rojo. Excluido. He pisado la línea de tiro. Las exclusiones algunos no las toman en cuenta y pueden arruinar las pretensiones mas brillantes. Están puestas para seleccionar, limitar. Se destacan incluso con negrita y mayor tamaño, pero será por eso por lo que no se leen hasta que el árbitro las lee por uno mismo. Desgaste, vetustez, falta de mantenimiento, defectos de construcción. Dolo. Asentamientos del terreno, desprendimientos. Condensación. Desatascos. Goteras, oxidaciones, heladas. Filtraciones.
Todos me decían que había adquirido el mejor equipo y que podría afrontar la prueba con posibilidad de éxito, sin embargo no me ha servido para nada porque el lanzamiento fue nulo. No conocía las causas de exclusión. La próxima vez que usted afronte la situación de dar en la diana recuerde lo importante que es definir bien, saber quien le resolverá las diversas necesidades que se presentarán, tenga presente que “ no todo está cubierto” y por último pague por jugar, no para que lo excluyan.Un buen asesor: El Corredor. Una mano amiga: La Correduría.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha