915353009 | josilva@josilva.com

LA IMPORTANCIA DE LOS SEGUROS FRENTE A LA BAJA NATALIDAD ACTUAL

09, enero | ARTICULOS | Sin comentarios
LA IMPORTANCIA DE LOS SEGUROS FRENTE A LA BAJA NATALIDAD ACTUAL

Desde 1941, año en la que dan comienzo los registros históricos del Instituto Nacional de Estadística (INE), nunca se habían contabilizado unas cifras tan bajas de natalidad como las que estamos padeciendo en la actualidad. España vive un auténtico declive demográfico, un ejemplo claro lo encontramos en el primer semestre del 2017 en el que tan solo se han producido 179.794 nacimientos, cifra que contrasta con las de esperanza de vida (80 años para los hombres y 85 para las mujeres), una de las más altas del mundo. Estos datos provocan un saldo negativo en el crecimiento vegetativo (la diferencia de muertes menos nacimientos), pues presenta un saldo de -46.590 personas, el más bajo jamás alcanzado. Si tenemos en cuenta que el tamaño de la población en edad de trabajar del futuro depende de las tasas de fecundidad actuales, podremos darnos cuenta de que nos encontramos ante una problemática de grandes dimensiones, que afectará a un tema de tanta importancia como es el de las pensiones.

 

No nos gustaría parecer agoreros, pero todos los factores apuntan que, en no demasiado tiempo, la salud de las cuentas de la Seguridad Social estará en grave riesgo, y por si ésto fuera poco nos enfrentamos a un elemento adicional de presión: la jubilación de la generación del “baby boom”, (personas nacidas entre 1946 y 1964) que comenzará a principios de la próxima década. Además, debemos recordar que desde el año 2012 se han comenzado a retirar fondos del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido coloquialmente como “hucha de las pensiones”, lo que ha provocado que en 2017 el agujero de la caja de la Seguridad Social se situase en la cifra récord de 18.800 millones. Teniendo en cuenta que el gasto que mes a mes tiene que afrontar la Seguridad Social para pagar las pensiones crece a una velocidad de vértigo (casi 9.300 en 2018), y que en el actual será incluso mayor debido a la revalorización de las pensiones en línea con el IPC del mes de enero, no es de extrañar que el Gobierno haya reconocido que tendrá que volver a pedir un crédito de unos 15 mil millones de euros al Estado para poder hacerles frente.

 

Ante este panorama, podríamos iniciar una discusión sobre cuáles son las causas que provocan esta descomunal bajada en la tasa de natalidad (quizás simplemente porque las mujeres en edad de tener hijos son cada vez menos numerosas, quizás debido al trabajo precario, al paro o al excesivo precio de la vivienda), o sobre las posibles soluciones (ayudas y políticas públicas para favorecer la natalidad), pero creemos que el tema más importante en este momento es el de cómo poder garantizarnos gozar de una buena pensión cuando llegue el momento. Ante esta situación donde el envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad es una realidad, nuestra opinión es que si deseamos tener una jubilación tranquila y sin complicaciones, debemos ser precavidos y comenzar a ahorrar lo más pronto posible, de una manera regular y, sobre todo, contando con una fórmula de ahorro de confianza: bien mediante seguros de jubilación o bien a través de planes de pensiones. Con un euro al día de ahorro puedes acumular un capital de 400.000 euros cuando te jubiles.

 

Quizás no estés familiarizado con estos productos y en un primer momento te puedan parecer similares, pero aunque ambos tienen como objetivo permitirte disfrutar de tu jubilación con más tranquilidad, también poseen una serie de características y maneras de funcionar diferentes, que a continuación te detallamos:

 

  • Un seguro de jubilación, también conocido como plan de jubilación, es una póliza que tiene como objetivo garantizarnos una estabilidad económica en una fecha determinada, enfermedad o fallecimiento. Puede rescatarse en cualquier momento, siempre que cumplamos las condiciones que hayamos pactado. Fiscalmente no es deducible, pero al redimir el plan de jubilación solo se tributará por los intereses que el plan haya generado.

 

  • Un plan de pensiones se caracteriza por ser un instrumento en el que el partícipe va realizando aportaciones periódicas, que podremos rescatar en el momento de jubilarnos, salvo en algunos casos excepcionales en los que se podría rescatar antes. Dependiendo del tipo de inversiones y el riesgo que estemos dispuesto a asumir, tendremos unos beneficios más o menos abultados, pero siempre teniendo en cuenta que el ahorro invertido en un plan de pensiones es deducible en la declaración de la renta, en los términos que el gobierno regula.

 

Esperamos que te hayan quedado claras las diferencias existentes entre estas soluciones para garantizarte tranquilidad y confianza de cara al futuro, pero si tienes alguna duda al respeto no olvides que desde nuestra Correduría te ofrecemos un asesoramiento de calidad e independiente que te ayudará a planificar y llevar a cabo las medidas que favorezcan alcanzar el objetivo planeado para tu jubilación.

 

 

Fuentes: ine.es, seg-social.es, elpais.com y elaboración propia.

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha