915353009 | josilva@josilva.com

Negocios en las comunidades de propietarios (I). Riesgos profesionales de peluquería y estética

07, mayo | ARTICULOS | Sin comentarios
Negocios en las comunidades de propietarios (I). Riesgos profesionales de peluquería y estética

La peluquería es una actividad cercana y cotidiana, instalada en los edificios de nuestros pueblos y ciudades, que además de los riesgos propios de su actividad, tiene grandes requerimientos físicos debido a las características particulares del trabajo, donde es normal permanecer muchas horas de pie, se realizan movimientos articulares cortos y muy repetitivos o se adoptan malas posturas a la hora de empuñar herramientas básicas de trabajo.

Estas situaciones provocan problemas crónicos, dolores en los brazos, muñecas, hombros, cuello y piernas. Por ejemplo, uno de los más extendidos es el Síndrome del Túnel Carpiano, que aparece por el movimiento repetitivo de la mano y la muñeca ejerciendo presión sobre un instrumento como las tijeras. Asimismo, pueden aparecer sobrecargas musculares y problemas circulatorios como varices por forzar la postura de pie durante muchas horas.

Los profesionales de la peluquería están expuestos, además, a otro tipo de riesgo: enfermedades laborales que aparecen por una exposición continuada a ciertos productos, convirtiéndose en crónicas. Existen numerosos componentes químicos asociados con los trabajos de peluquería, presentes en tintes, decolorantes, permanentes y productos para el lavado y para el peinado como la laca, que en grandes cantidades pueden ser tóxicos para la salud. Según el Instituto Nacional de Salud y Seguridad en el Trabajo de Estados Unidos, NIOSH, el 30% de los artículos utilizados en peluquerías y cosmética están clasificados como tóxicos, y tras el uso continuado estas sustancias peligrosas se acumulan en el organismo que acaba generando trastornos en la salud del peluquero como:

  • Dermatitis de contacto
  • Enfermedades respiratorias
  • Alteraciones del sistema nervioso
  • Alergias

Por lo tanto la prevención en el campo del trabajo de la peluquería debe abordar tres tipos de cuestiones:

  • El diseño ergonómico de las instalaciones: las sillas, banquetas, carros portaobjetos, etc. deben ser regulables en altura para poder adaptarlos, y las herramientas manuales de diseño ergonómico permitan mantener la muñeca alineada con el antebrazo y éste por debajo del hombro.
  • La selección del material: debemos solicitar la Ficha de Datos de Seguridad al adquirirlo para conocer los riesgos del producto y las medidas que debemos adoptar para nuestra protección.
  • Organización óptima de las tareas: manteniendo nuestro establecimiento ventilado, sin exceso de temperatura y humedad, y controlando cualquier vertido o derrame que se produzca de inmediato. Es importante protegerse siempre con ropa de trabajo adecuada y protección individual al manejar productos a altas temperaturas o considerados tóxicos.

Como veis se trata de una profesión en la que existe el riesgo de padecer casos de enfermedades que se van generando en un espacio temporal amplio que pueden escapar a la relación evidente de causa-efecto que tienen los accidentes. Por eso es importante contar con un seguro específico para peluquerías que cubra las necesidades de estos negocios en función de su actividad y unas adecuadas coberturas para el profesional ejerciente como empleado por cuenta ajena o autónomo.

Fuente: jlopezdelgado.blogspot.com, beautymarket.es y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha