915353009 | josilva@josilva.com

Negocios en las comunidades de propietarios (III). Riesgos profesionales en talleres mecánicos

18, mayo | ARTICULOS | Sin comentarios
taller mecánico en edificio

En los talleres mecánicos se trabaja con herramientas y maquinaria para prestar servicios de reparación y mantenimiento de automóviles y otros vehículos a motor , bicicletas ( negocio que prácticamente había desaparecido y resurge con fuerza) por eso los procesos desarrollados en estos puestos de trabajo generan un elevado nivel de ruido, polvo y es donde se da en mayor medida los riesgos eléctricos. Las Aseguradoras suelen considerarlos un riesgo agravado. Todo ello hace que normalmente presenten un nivel de riesgo elevado para la salud de sus propios trabajadores, y que puede hacerse extensible a todos los residentes del edificio en que esté situado. La cobertura de Responsabilidad civil, que ampare los posibles daños materiales al Edificio y corporales a terceros es la mejor protección que puede exigir una Comunidad de Propietarios.

Los principales factores de riesgo en un taller son:

- Choques contra objetos inmóviles

- Golpes/cortes por objetos o herramientas

- Proyección de fragmentos o partículas

- Sobreesfuerzos

- Contactos eléctricos directos e indirectos

- Atropellos.

- Incendios. Explosión y auto-explosión.

- Contactos con sustancias químicas cáusticas o corrosivas y salpicaduras

- Exposición a contaminantes ambientales: alcoholes, glicoles, CO, CO2, vapores de gasolina, ácidos, plomo, dióxido de azufre, óxido de nitrógeno. Afectados por la ley de RC Medioambiental 26/2007 de 23 de octubre.

- Ruido

El orden y la limpieza en el lugar de trabajo, resultan esenciales, eliminando todo aquello que pueda resultar un obstáculo: manteniendo recogidas las máquinas, herramientas y materiales cuando no se estén utilizando, y tapando el foso de revisión cuando no se use. Cuando sea imprescindible mantener en marcha el motor del automóvil, se utilizará la extracción de humo, o se realizará la operación en zona ventilada. El espacio de trabajo deberá contar con barandillas en los bordes de las aberturas, señalización e iluminación adecuada.

Los trabajadores deberán disponer de los siguientes equipos de protección personal:

- Guantes de protección contra riesgos mecánicos.

- Guantes de protección contra riesgos químicos.

- Botas de seguridad antideslizantes con puntera reforzada y suela con plancha de protección antipinchazos.

- Careta de protección contra riesgos de radiación en los trabajos de soldadura.

- Gafas de protección contra proyección de partículas.

- Ropa o mono de trabajo: no debe ser excesivamente holgada, ya que podría ser atrapada por elementos en movimiento, con mangas y piernas ajustadas.

Por último, como recomendaciones generales en el uso de maquinaria es importante no quitar o inutilizar los resguardos y protecciones de las máquinas, usándolas adecuadamente:

- Resguardos en zonas muertas de las herramientas portátiles.

- Limitadores automáticos de presión en herramientas portátiles.

- Sistemas de corte de fluido eléctrico con las protecciones de las máquinas desmontadas

En el caso de herramientas eléctricas:

- No se utilizarán herramientas que estén mojadas o húmedas, y tampoco cuando se tengan las manos o pies mojados.

- La desconexión de la herramienta eléctrica siempre se hará tirando dela clavija de enchufe y nunca del cable.

- Antes de cambiar de accesorio se desconectará la herramienta y se comprobará que está parada.

- Cuando no se vaya a utilizar la herramienta se desconectará para evitar la puesta en marcha involuntaria.

Ante estos riegos en otro nivel de prevención se encuentran los seguros para negocios, contar con uno personalizable que pueda ajustarse a las necesidades reales del negocio de este sector cubrirá cualquier tipo de daño o perjuicio causado a trabajadores, instalaciones, automóviles, clientes y materiales.

Fuente: prevencion.fremap.es y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha