915353009 | josilva@josilva.com

Negocios en las comunidades de propietarios (VII). Riesgos profesionales en supermercados

29, junio | ARTICULOS | Sin comentarios
Negocios en las comunidades de propietarios (VII). Riesgos profesionales en supermercados

La introducción de nuevas tecnologías y la concentración empresarial de los últimos años han hecho que poco a poco los pequeños comercios de barrio hayan decrecido en favor de grandes intermediarios con supermercados e hipermercados de cercanía. Continuando con la serie sobre riesgos para las comunidades de propietarios nos centraremos en esta ocasión en los que pueden presentar este tipo de comercios, desde pequeñas tiendas de comestibles o ultramarinos, regentadas por inmigrantes, hasta franquicias de supermercados en locales de gran superficie instalados en edificios:

Contaminación acústica: Ruido ambiental intenso producido por megafonías, clientes, operaciones de preparación de la venta y maquinarias de frío y calor. La exposición en algunos establecimientos puede superar los 85 y hasta 90 decibelios.

Riesgos de tipo químico: Muchos establecimientos comerciales venden, utilizan y/o almacenan para uso propio decenas de productos tóxicos que suelen ser productos de limpieza, plaguicidas, acaricidas, raticidas, funguicidas, conservantes, cloro, amoniaco, alcoholes, disolventes orgánicos. También puede haber presencia de pegamentos, colas, disolventes, pinturas etc. destinados al mantenimiento, decoración y reparaciones de las instalaciones. Los productos químicos deben guardarse en sus recipientes originales, claramente señalizados, y nunca en otros recipientes que puedan inducir a confusión. Probabilidad de incendio y explosión.

Riesgo de accidentes: Accidentes relacionados con la carga y descarga de camiones, así como el transporte de productos. Para evitarlos habrá que mantener medidas o precauciones en cuanto al continuo movimiento de vehículos y equipos de manutención, con el objeto de evitar los golpes y atropellos. Para evitar dichos riesgos es preciso que los conductores reciban una formación adecuada, teórica y práctica, con especial énfasis en las técnicas de carga y descarga. El tráfico de personas es muy elevado en éstos establecimientos lo que incrementa las posibilidades de ocurrencia de siniestros. Riesgo de daños a terceros y reclamaciones.

Incendio y explosión: El riesgo está en función del contenido de los locales, la actividad y el tipo de instalación. Algunas de las causas más frecuentes son el contacto de mercancías (y desechos) con instalaciones eléctricas o aerosoles, además el aislamiento térmico del techo, cuando es combustible, es una forma de propagación muy efectiva del fuego a todo el local. Debido a las altas cargas de fuego es frecuente que los siniestros en almacenes de supermercados provoquen importantes daños a los elementos colindantes. Necesidad de sumas aseguradas elevadas en responsabilidad civil.

Escapes en cámaras frigoríficas: Las cámaras frigoríficas deben estar dotadas de un sistema de detección que avise de las posibles fugas o escapes de los gases que producen.

Dentro de la actividad del comercio hay que pensar en lugares de trabajo muy distintos donde el trabajador desarrolla diversas funciones, venta y atención al público, reponedor, control de almacén, repartidor, limpieza, etc. De forma que se expone y expone a todo lo que rodea a estos establecimientos a una gran diversidad de riesgos, por eso es importante evaluarlos y buscar una póliza de seguro adecuada con la que queden cubiertos.

La Comunidad de Propietarios como Tomador del seguro multirriesgo asume la obligación de informar a las Aseguradoras de la existencia de riesgos agravados y de procurar una adecuada Protección Jurídica para iniciar acciones de reclamación o defensa por conflictos con los locales. La garantía de Pérdida de Alquileres o Gastos por desalojo son relevantes en estos supuestos.

Fuente: istas.net y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha