915353009 | josilva@josilva.com

Negocios en las comunidades de propietarios (VIII). Riesgos profesionales en estancos

13, julio | ARTICULOS | Sin comentarios
Estanco - Blog Josilva.com

Una de las leyes más polémicas fue la de prohibir fumar dentro de los establecimientos públicos y en los centros de trabajo, sin embargo las ventajas que percibe el ciudadano sobre su salud prevalecen claramente sobre el tabaquismo. Los estancos se han modernizado y algunos presentan un aspecto más cercano a un club de amigos que a un gueto de fumadores, están situados en el centro de las ciudades y es otro de los negocios comunes que encontramos instalado en locales de edificios y comunidades de propietarios. Como cualquier negocio, presenta una serie de riesgos para los trabajadores y para terceros, donde se incluye la comunidad de vecinos y sus colindantes. En este tipo de establecimientos, donde el almacenamiento de los productos se debe realizar dentro del punto de venta (cualquier otro local destinado a ese fin debe ser previamente autorizado por el Comisionado para el Mercado de Tabacos), podemos encontrar también bienes refrigerados en sus instalaciones como las cavas de puros y cualquier otra mercancía que necesite del frío para su conservación. Se necesita por tanto potencia lumínica y máquinaria.

La mercancía de la que están dotados hace que sean el blanco de grupos de delincuentes que mediante el método del alunizaje, empotrando un coche (habitualmente también sustraído) se hacen en segundos con un botín muy fácil de colocar en el mercado, ya sea en bares o vendiéndolo en la calle. El número de robos ha repuntado en los últimos tiempos y cuando utilizan el método del butrón puede acarrear daños en el propio local y también a la estructura del edificio donde se ubica el negocio y colindante y otro tipo de riesgos que pueden llegar a dañar la estructura.

Asegurar un estanco puede resultar una ardua tarea para profanos porque las Aseguradoras consideran el riesgo como agravado o inasegurable. Por eso es tan importante contar con un profesional experto que sea capaz de negociar un seguro que cubra los daños sufridos tanto por el continente (estructura del estanco como paredes suelos y fachada) como por el Contenido (muebles, estantes, mercancía y demás enseres) por daños eléctricos a instalaciones y accesorios, incendio, robo y expoliación (Desperfectos por robo o intento, robo de objetos en escaparates, etc.) entre otras coberturas, y contar con una Garantía de Responsabilidad civil amplia y bien definida. Esta garantía es la que presta cobertura por los daños que el negocio o el desarrollo de la actividad del estanco pueda causar a las personas o a las cosas.

Un seguro para estancos puede incluir varios tipos de Responsabilidad Civil y diferentes capitales según la Comunidad donde se encuentre y aforo, además de ventajas adicionales que puede consultar en una correduría de seguros especializada que, según cada caso, le ayudará a encontrar el mejor seguro que responda cuando las cosas van mal.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha