915353009 | josilva@josilva.com

Negocios en las comunidades de propietarios (X). Riesgos profesionales en guarderías

03, agosto | ARTICULOS | Sin comentarios
Negocios en las comunidades de propietarios (X). Riesgos profesionales en guarderías

El desarrollo de la actividad docente en las escuelas infantiles, tradicionalmente llamadas guarderías, presenta una serie de riesgos para la comunidad de propietarios en la que se encuentren instaladas, especialmente cuando comparten espacios comunes que se usen como zonas de recreo y pertenezcan a la comunidad (si los estatutos no prohíben las actividades de guardería ni se trata de una alteración de elemento común). Estas instalaciones pueden ser promovidas por la propia comunidad de propietarios para uso exclusivo de los copropietarios o bien un negocio explotado por terceros. Los riesgos y responsabilidades son distintos, en el primer supuesto el seguro de Responsabilidad Civil o la póliza Multirriesgo deben de contemplar expresamente la actividad y en el segundo caso la Comunidad debe conocer con detalle el programa de seguros del negocio.

Las escuelas o guarderías deben cumplir obligatoriamente una serie de requisitos, dispuestos en la normativa correspondiente, que garantizan que se trata de un centro que cumple unos estándares mínimos de calidad, tanto del servicio educativo que ofrece, el personal que lo atiende, las instalaciones y equipamiento disponible. Por eso, para que una escuela infantil pueda obtener una licencia, el centro debe ubicarse en locales de uso exclusivamente educativo y tiene que contar con un acceso independiente desde el exterior, además dispondrá de un aseo accesible, sala de usos múltiples, zona de recreo y un espacio adecuado para la preparación de alimentos, así como aseos destinados al personal del centro separados de los de los niños y niñas. 

Esta diversidad de espacios y la gran afluencia de bebés, niños y trabajadores durante varias horas al día puede generar riesgos en el entorno donde se ubica y en la zona de juegos, toboganes, hinchables, areneros, parques infantiles que deben estar anclados al suelo y por tanto hay que tener especial cuidado con la tela asfáltica al perforar o atornillar, especialmente si debajo hay otros locales o garajes. En el caso de que esté instalada en un local perteneciente a una comunidad de propietarios habrá que tener los siguientes riesgos en cuenta:

Riesgos comunes

Para prevenir incendios hay que tener cuidado con llamas o fuegos en la cocina. Otras fuentes de riesgo son la manipulación por personal no cualificado de las líneas eléctricas o la colocación de materiales combustibles próximos a fuentes de iluminación, calefacción, etc. Es necesario respetar las distancias de seguridad de los productos.

Es recomendable no sobrecargar la red eléctrica con equipos de oficina, calentadores, etc., y evitar el uso de enchufes múltiples (“ladrones”). Hay que instalar detectores de humos, gases y monóxido de carbono, así como material antiincendios según normativa vigente y revisada periódicamente para su buen funcionamiento, salidas de emergencias señalizadas, visibles y sin obstaculizar y realizar planes de evacuación en forma de juego de tal forma que los niños aprendan con diversión .

Los trabajadores deben conocer la correcta utilización de los medios de extinción de incendios existentes en el centro de trabajo, así como las formas de actuación frente a situaciones de emergencia, no manipular equipos conectados a la red eléctrica con las manos húmedas o mojadas. En caso de avería avisar al personal encargado del mantenimiento. La garantía de Daños Eléctricos es recomendable.

Riesgo biológico

Contacto con agentes biológicos como virus y bacterias, al estar un gran número de personas en una clase u otra dependencia con un número reducido de metros cuadrados. Especial cuidado hay que tener si la Comunidad de Propietarios dispone de torres de refrigeración por el riesgo de salmonelosis.

Riesgo químico

Es frecuente el uso de productos químicos en tareas de limpieza. El riesgo de estos productos está recogido en su etiqueta y se amplía mediante la Ficha de Datos de Seguridad. Estas fichas deberán estar a disposición del personal que los manipula y adjuntarse en el apartado reservado a tal documentación incluido en el plan de prevención de la empresa. Aquí recordamos que la Comunidad de Propietarios puede estar actuando como patrono y por tanto es responsable de la prevención.

En resumen, se debe vigilar siempre y en todo momento el orden y la limpieza en la totalidad del centro, procurando disponer de la cantidad mínima necesaria de productos inflamables, así como retirar periódicamente los productos combustibles innecesarios, tales como cajas de cartón o madera, residuos de papel, evitando las acumulaciones peligrosas. Los seguros Multirriesgo no permiten el almacenamiento de productos peligrosos o insalubres.

El entorno de la escuela también debe adaptarse a las necesidades de los menores y de sus familias. Estos espacios públicos deben contar con señales que informen a los conductores que se encuentran en un lugar frecuentado por menores y actuar en consecuencia. Cualquier accidente en la vía pública o espacio privado puede dar lugar a responsabilidades civiles y penales  .

Una instalación adaptada y segura, la planificación del mantenimiento de esta, y la prevención eficaz y concreta sólo se pueden conseguir con evaluaciones de riesgo realizadas por profesionales y con la elaboración de informes con soluciones precisas en función del riesgo, para lo que pueden contar con la ayuda de empresas especialistas y profesionales especializados en seguros como la Correduría.

El presidente de la Comunidad o el Administrador de Fincas, por delegación de aquel, tiene la obligación de informar a la Aseguradora de cualquier cambio que pueda suponer una agravación del riesgo.

Fuente: acade.es y elaboración propia

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha