915353009 | josilva@josilva.com

OTRAS DUDAS FRECUENTES SOBRE LOS SEGUROS DE HOGAR

26, noviembre | ARTICULOS | Sin comentarios
OTRAS DUDAS FRECUENTES SOBRE LOS SEGUROS DE HOGAR

Aunque en España no es obligatoria su posesión como ocurre en otros países europeos, el Seguro de hogar es uno de los más contratados, tan solo superado por el Seguro de auto. Según los últimos datos facilitados por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), actualmente tres de cada cuatro hogares españoles tienen asegurada su vivienda, cifra que no debe resultarnos alta, considerando que ésta es posiblemente el activo más valioso que poseen las familias de nuestro país y que somos el lugar de Europa con más propietarios. Si lo analizamos por regiones, podemos observar que el País Vasco es la comunidad donde existen mayor número de inmuebles asegurados (88,7%), y que únicamente en Canarias, Galicia y Baleares las cifras son inferiores al 65%. A pesar de que la mayoría de los propietarios tienen claro que este tipo de seguros cubren los daños originados por incendio, agua, robos, la defensa jurídica y la responsabilidad civil, en numerosas ocasiones el desconocimiento de aquellos servicios incorporados a las pólizas que se tienen contratadas produce dudas y vacilación a la hora de presentar una reclamación en caso de sufrir un siniestro en el hogar. Ésto le resulta fácil para quien utiliza los servicios profesionales de un Mediador de seguros y muy difícil para quien prescinde de ellos.

 

Una de las principales cuestiones que son motivo de consulta es la relativa a los objetos de valor como pueden ser joyas, relojes, obras de arte, colecciones, abrigos de piel o instrumentos musicales. Para que un Seguro de hogar cubra objetos cuyo valor unitario sea superior a una determinada cantidad (desde los 300 a 6.000 euros por unidad), debemos haberlos declarado previamente como objetos de valor especial a la hora de contratar la póliza, lo cual habrá supuesto realizar el pago de la sobreprima correspondiente. De este modo, en caso de que ocurra un siniestro, el seguro no solo se hará cargo del capital asegurado para cubrir el contenido, sino que además tendrá en cuenta el valor de esos objetos de valor especial. Conviene señalar que algunos seguros condicionarán la cobertura de estos objetos de valor especial a la posesión de una caja fuerte y otras medidas de seguridad que los protejan y hagan más complicado un intento de robo.

 

Otra pregunta muy frecuente es, en el caso de las viviendas de alquiler, si el Seguro de hogar del propietario cubre también al inquilino. Para poder contestar a esta duda debemos previamente diferenciar los siguientes términos:

El continente, que comprende tanto los elementos constructivos como los estructurales de la vivienda, es decir, todos aquellos materiales que forman parte de la construcción; desde paredes, tejados, suelos, instalaciones eléctricas de agua y de gas hasta el parqué, las molduras y la pintura de las paredes.

El contenido, que engloba los muebles, enseres domésticos, electrodomésticos y aparatos electrónicos que sean propiedad del contratante del seguro. Los objetos en depósito o custodia están excluidos de tal consideración.

Ahora que tenemos claro a lo que se refieren estas dos expresiones, la respuesta es muy sencilla. El propietario debe hacerse cargo de asegurar el continente de la vivienda, y si desea proteger de posibles daños todos aquellos objetos de su propiedad que están dentro de la vivienda que ha alquilado, puede optar por contratar también el contenido. Por su parte, el inquilino será el responsable de asegurar la parte del contenido que sea de su propiedad (suele denominarse ajuar personal), siendo además necesario que cuente con una cobertura de responsabilidad civil que responda por los daños que pueda ocasionar en los bienes de otros (entre los cuales está el casero), como por ejemplo debido a un grifo mal cerrado o un incendio provocado por una conexión múltiple a una regleta.

 

También es común que, a la hora de realizar una pequeña reforma en su hogar que pueda suponer picar paredes, reemplazar tuberías o sustituir el alicatado, muchos propietarios se pregunten si su Seguro de hogar cubrirá los desperfectos ocasionados por la obra. Pues bien, las reformas que estarán cubiertas sólo serán aquellas que deberán realizarse como consecuencia de un siniestro a modo de reparación, las que se realicen de forma voluntaria y con finalidades estéticas no serán objeto de acción por parte de las compañías aseguradoras, salvo que tengan la condición de obra menor, por daños a terceros. No obstante, es posible encontrar, dentro de las condiciones de reformas habituales, algunas ventajas en determinadas pólizas, como son la selección de profesionales, el pago de los gastos de desplazamiento o trabajos de mantenimiento gratuitos, esta opción resulta muy demandada por quienes usan la vivienda como fuente de ingresos porque permite pequeños arreglos sin coste adicional. Es por ello que antes de precipitarnos en la elección de nuestro Seguro de hogar resulta fundamental contar con la opinión experta de un corredor de seguros, que conozca a fondo las coberturas y garantías de cada póliza y te recomiende profesionalmente aquella compañía que te prestará el servicio o te pague mejor el siniestro, motivo por el cual deseas contratar un seguro que se adapte a tu hogar y a tus necesidades.

 

Fuentes: unespa.es y elaboración propia.

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha