915353009 | josilva@josilva.com

¿Qué hacer si "okupan" nuestra vivienda?

07, septiembre | ARTICULOS | Sin comentarios
Fachada de la vivienda de El Molar cuya dueña se encontró okupada a su vuelta de vacaciones

Volver de vacaciones y encontrarse con que en nuestra casa hay unos "okupas". Parece de película pero es un hecho real ocurrido hace unos días en Madrid, donde una vecina de la localidad de El Molar ha denunciado que, tras ausentarse de casa unos días, la ha encontrado ocupada al volver por varias personas que han vendido parte de sus muebles, como recoge esta noticia. Se vieron en la calle, sin sus pertenencias y teniendo que afrontar gastos imprevistos para hacer una vida familiar normal.

En este caso la vivienda es propiedad del banco y ella pagaba un alquiler social, pero si somos propietarios de una vivienda desocupada (blanco del fenómeno "okupa") ¿cómo debemos actuar ante esta desagradable sorpresa? Lo primero que habrá que hacer es poner una denuncia ante el juzgado de guardia o en la comisaría de policía más cercana, demostrando ser el dueño del inmueble a través de la presentación de los documentos necesarios, como el certificado del Registro de la Propiedad. No hay que caer en un exceso de optimismo porque la actuación puede no ser tan rápida como nos gustaría.

Cuando la policía acuda a la vivienda y compruebe que las personas que la han ocupado no tienen ninguna relación con el dueño pueden actuar de forma inmediata, excepto cuando se encuentren la puerta cerrada. Lo primero que realizan los okupas es cambiar la cerradura, limpiamente, de tal forma que será difícil entrar en la vivienda con el “permiso de los usuarios temporales”.  En este caso los agentes necesitarán una orden judicial para poder acceder. En un caso real relatado por uno de nuestros clientes, utilizó la habilidad de llamar a la puerta para entregar un paquete, cuando le abrieron bloqueó la misma con su propio pie, consiguiendo entrar “en su casa” y desde el interior de la misma solicitó la presencia policial, “armado” con sus escrituras de propiedad.

En el caso de que haya que iniciar un litigio judicial, será posible acusar a los okupas por un delito de usurpación según el artículo 245.2 del Código Penal, por haberse establecido en una vivienda sin autorización del propietario. Por la lentitud de la justicia, éste procedimiento puede aflorar los nervios de quien se ha visto despojado de su propiedad y no puede recuperarla de forma inmediata.

Este proceso judicial supone un desembolso económico importante, así como los desperfectos de la vivienda si los hubiere, ya que éstos en la mayoría de los casos se declaran insolventes y no llegan a pagar los gastos totales. Esto significa que el propietario es quien, en último recurso, asume todo todos los costes, esta es una de las utilidades del seguro de protección jurídica familiar que desde 75 euros anuales puede suscribir una persona individual o una familia.

Recientemente un casero fue detenido por cambiarle la cerradura a su inquilina morosa y además condenado a pagar una multa cuantiosa, mientras ella continúa en su casa sin pagar nada.

Es importante también comprobar si nuestro seguro de hogar multirriesgo incluye defensa jurídica que nos respalde, si el seguro se contrató con el asesoramiento previo de un profesional, sin duda alguna que habrá recomendado ésta importante garantía complementaria, además dentro del seguro de hogar se puede contemplar la Cobertura de actos vandálicos que, según en qué casos, podría aplicarse a estos siniestros si produjeran daños en la vivienda. De nuevo el seguro aporta soluciones a problemas concretos, en el ámbito legal y de protección patrimonial, haciendo bueno el dicho de que “por muy caro que sea, qué barato resulta”.

Fuente: elaboración propia. Foto: Diario Público.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha